Portada Seguridad La delincuencia y la reapertura económica
Seguridad - julio 16, 2020

La delincuencia y la reapertura económica


Finalizó la cuarentena domiciliaria de ochenta y cinco días en El Salvador, los balances económicos y fiscales sobre el impacto y sus alcances continúan por entidades nacionales e internacionales; luego de 87 días se ha reiniciado la actividad comercial por fases esta semana, y hemos podido observar cómo la dinámica comercial se ha reactivado; durante este tiempo los criminales, delincuentes, miembros de pandillas como oportunistas, han tenido que estar en sus casas, pero esta semana la bandera de salida no solo ha sido para el comercio, estos grupos también inician sus actividades delictivas que les generan alto ingresos para sus estructuras.

Existen muchas teorías criminológicas que podemos aplicar para lo que ha sucedido, revisemos rápidamente dos: la de «Elección Racional» de Cornish y Clarke como un modelo de prevención situacional del delito por medio de un proceso de toma de decisiones, y la importancia de la motivación para beneficiarse. Una segunda teoría sería «La teoría de las actividades rutinarias» que explica la ocasión de caer al ladrón y delincuente. Por qué son importantes estas dos teorías para lo que ha sucedido en El Salvador, por el denominado «triángulo del delito» para que exista, como lo son: (1) un objetivo apropiado, (2) un vigilante adecuado, (3) un posible delincuente motivado. La oportunidad causa el delito, y debido a la cuarentena y estado de emergencia dos de estos factores estaban en casa, y el tercer factor que para nuestro caso es la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada se encontraban en las calles con toda su capacidad de operación.

Esta semana todo está regresando a la nueva realidad en nuestro país, y los tres factores ya se encuentran en las calles y en plena actividad, la motivación por los delincuentes es altísima y el deseo de recuperar sus ingresos ilícitos; en esta dirección puedo hacer una rápida prospección de las medidas de prevención y disuasión que debemos aplicar como ciudadanos y nuestras autoridades ante los posibles y predecibles incrementos:

—Extorsión, el principal problema de El Salvador en materia de inseguridad, y la expresión delictiva que tanto los criminales como población considera que es el delito más fácil de cometer. El impacto y daño a la economía salvadoreña es enorme, y no sabemos la cifra más aproximada. El BCR nos debe los estudios desde 2015 a 2019.

—Desaparecidos, ahora comprendemos mejor el fenómeno gracias al trabajo y esfuerzos de la FGR y PNC, pero las denuncias diarias, aunque están con una clara tendencia a la baja, existen, y del total hay asesinados.

—Robos y hurtos, es una de las cartas de presentación de la delincuencia tanto para personas naturales como empresas. Pero también es cierto que acá podemos prevenir con actitud proactiva y en alerta.

—Amenazas y lesiones, cuando la sociedad interactúa aparecen la falta de cultura de paz y que privilegiamos la violencia. No solo es la delincuencia.

—Homicidios, podemos regresar al promedio diario del último año entre 3.5 y 4.3 diarios, que sería un incremento entre el 25-50 % del promedio de los últimos tres meses.

Prevención y disuasión, cultura de paz, disciplina en los equipos familiares y empresariales, y cultura de denuncia serán herramientas de las cuales debemos equiparnos. Prepare un plan de seguridad familiar y empresarial. Bendiciones.

Deja un comentario

Ver tambien

Reduce la deserción en la PNC en El Salvador

POR RICARDO SOSA / 16 de septiembre del 2021 La estrategia impulsada por el gobierno del p…