Portada Seguridad Medidas de seguridad en los centros penales
Seguridad - septiembre 11, 2020

Medidas de seguridad en los centros penales


POR RICARDO SOSA / LA PRENSA GRÁFICA 11/09/2020

Durante más de veinte años he sostenido que los centros penitenciarios salvadoreños han sido el último eslabón de nuestra sociedad, desde su diseño fueron planificados lastimosamente como «bodegas humanas» para personas consideradas inferiores por el hecho de haber cometido un delito y estar condenadas o procesadas; desde las instalaciones, trato a los privados y privadas de la libertad, alimentación, acceso a la salud, educación, programas de tratamiento penitenciario, no tienen un diseño y cumplimiento criminológico. Incluso gran parte de la historia hay evidencia que eran las estructuras delictivas en el interior quienes mandaban y decidían las actividades diarias, qué se podía hacer o no, dirigiéndose el crimen y delito en el exterior desde los centros penales.

He tenido la oportunidad de ingresar al sistema penitenciario desde la década de los años noventa, conozco los centros penitenciarios, nadie me puede contar una historia o peor que me diga «sí, ya leí lo que dice tal medio, sí pude ver las imágenes de la televisión o qué dicen», es imposible desarrollar criminología sin estar en el interior de los penales, desde un escritorio, y menos desde redes sociales; desde adentro he podido estudiar, investigar y ser confrontado con los libros vs. la realidad de mujeres y hombres que son parte de nuestra sociedad y en parte un reflejo de lo que sucede fuera de los muros.

En esa dirección al ser testigo presencial puedo brindar una opinión fundamentada en la experiencia en el interior, que el denominado «Plan Control Territorial» tiene un eje fundamental para los resultados de la disminución de las estadísticas oficiales de la FGR y PNC, y es haber establecido disciplina, orden, control, limpieza en todos los centros penales de El Salvador. En mayo de 2019 la mayoría de las paredes y celdas de los recintos hacían alusión a la estructura criminal a la que pertenecían, marcando y señalizando su territorio. Quince meses después todos los centros penitenciarios se encuentran con sus paredes limpias y pintadas por los mismos internos.

En todos los centros penitenciarios se bloqueó la comunicación con el apoyo de la SIGET, y con el refuerzo de los bloqueadores de señal, no hay comunicación de ninguna señal, se quebró con el exterior. En los centros de máxima seguridad y seguridad no hay visitas de los familiares desde 2016, desde hace más de cuatro años no ven a sus esposas, compañeras de vida, e hijos. A finales de abril del presente año fueron selladas las puertas de las celdas de los centros donde se encuentran privados de la libertad vinculados a pandillas, y se endurecieron las medidas, se ha impuesto el régimen de estado de emergencia con encierro total, y se mezclaron en las mismas celdas no importando la pandilla u organización delictiva a la que dice pertenecer. En todos los centros penales existe ingreso de miembros de la FGR y PNC para intimaciones, la FAES está en el perímetro.

No existen privilegios, ni beneficios, se encuentran confinados en encierro permanente, incluso hay demandas ante PGR y PDDH por dichas condiciones, y a nivel internacional. No la han pasado, ni la siguen pasando nada bien dichos internos. El Plan Control Territorial en los penales es efectivo, y es evidente los resultados en la calle de disminución delictiva y criminal por medio de los delitos de alto impacto, en beneficio de la sociedad.

Deja un comentario

Ver tambien

Reduce la deserción en la PNC en El Salvador

POR RICARDO SOSA / 16 de septiembre del 2021 La estrategia impulsada por el gobierno del p…